Saltar al contenido
SørenK

Las 3 lecciones de Bender (Futurama)

10 septiembre, 2021

Futurama y sus personajes invitan a su audiencia a bajar la guardia y a dejarse seducir por el sentido y el misterio que lo cotidiano oculta, ya seas repartidor de pizza, fabriques artefactos para el Día del Juicio final o limpies retretes. Historias como las de Fry representan un sello de identidad de la gran literatura: Moisés, Gilgamesh, Ulises, Don Quijote y Frodo, todos ellos son personajes imperfectos que, tras superarse, llegan a ser auténticos héroes. Fry, es nuestro héroe del siglo XXI, nos guste o no. Y ahí es donde reside uno de los encantos de Futurama: toma lo normal y mundano y lo presenta como algo nuevo y extraño.

Bender, el robot de Futurama: ¿Qué es?

¿Dónde reside la personalidad de Bender de Futurama? Si estuviéramos hablando de seres humanos, algunos filósofos, como René Descartes, sugeriría que las características mentales de una persona residen en su alma. Por lo tanto, tal vez la identidad de Bender se encuentra donde su alma esté, puesto que es ahí donde reside su personalidad.

Sin embargo, aunque el alma sea la fuente de la identidad personal para los humanos, no explica la identidad personal de un robot. Y esto es así porque este robot de Futurama (cómo todos los de la serie) no tiene alma. Al principio de Obsoletamente fabuloso, aprendemos esta peculiaridad tan interesante sobre los robots. A las puertas de la conferencia Roboticon 3003, los participantes pasan por un detector de almas para asegurarse de que ningún gorrón con alma entre gratis. Vemos entrar a muchos robots, pero cuando es el turno de Fry, la alarma se dispara y le obligan a pagar la entrada. Los robots no tienen alma, pero la gente sí, según Futurama. 

Así, la identidad de Bender en Futurama no depende ni de su cuerpo ni de su alma, entonces, ¿De qué depende? Algunos filósofos como John Locke, consideran una locura persistir en el tiempo de la misma manera que lo hacen los objetos como mesas o sillas. Estos filósofos defienden la continuidad psicológica de la identidad personal, argumentando que nuestra persistencia en el tiempo depende de una cadena superpuesta de recuerdos, rasgos de la personalidad y otras características mentales. 

Entonces, ¿Qué tiene Bender de especial? De acuerdo, es un cocinero de Planet Express, pero podría haber tenido otro trabajo y seguir siendo el mismo individuo. Esta es solo una característica accidental, no un rasgo esencial del personaje. Pero Bender no podría haber sido un abstemio generoso y empático y seguir siendo el mismo individuo. Leela identifica a Bender cuando está hecho de madera no solo porque reconoce sus características físicas, sino también porque sigue teniendo el mismo disco duro, los mismos recuerdos y los mismos rasgos mentales. Y son todas estas características mentales las que permiten que reconozcamos la personalidad típica de nuestro querido Bender. 

El juego de Bender con la muerte

¿Te has preguntado alguna vez qué va a pasar cuando te mueras? No si vas a ir a un lugar eterno placer o castigo, sino qué pasará en la Tierra cuando te mueras. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que todos los que te conocieron desaparezcan y todo lo que hiciste se olvide? Si nunca has pensado en ello, párate un momento y piénsalo. Es lo que Bender, el mítico robot de Futurama, hace en el episodio Un faraón inolvidable de la tercera temporada. En este episodio Bener se da cuenta que tener una enrome tumba no garantiza ser recordado, como  justamente Bender ilustra en su comentario “El faraón cómo se llama, él era el más grande de todos” De Bender aprendemos que por mucho que intentemos dejar huella en este planeta, ya sea construyendo un monumento o forzando a los otros a adorarnos, todo esfuerzo está destinado a fracasar. 

Podemos responder a una de estas frases de Bender de diversas maneras. En el Mito de Sísifo, Albert Camus sugiere que la vida misma carece de sentido. Ante este sinsentido, podemos optar por ignorarlo, podemos buscar nuestra propia destrucción o podemos usar nuestra libertad para llenar de sentido nuestras vidas. 

Puede que la muerte sea mala, pero ¿Puede haber algo peor? En Piloto espacial 3000, Fry, tras su descongelación conoce a Bender, un robot odioso pero adorable, haciendo cola para lo que Fry cree que es una cabina de teléfono, cuando en  realidad es una cabina del suicido del futuro. Atrapados en la cabina juntos, escapan por los pelos de una muerte lenta y horrible provocada por destornilladores automáticos y una variedad de cuchillos. 

Más tarde, Bender le cuenta a Fry su historia sobre por qué quería suicidarse. Bender fue creado para ser un doblador de barras y vidas. Sin embargo, durante la mayor parte de su vida ignoró para qué eran usadas esas vigas. Cuando descubre que durante toda su vida estuvo doblando vigas para crear cabinas de suicidio, decide que preferiría suicidarse a continuar con su trabajo. De esta forma, es divertido e irónico que elija morir en una de las mismas cabinas de suicidio que él ayudó a crear. 

Es fácil deprimirse cuando el trabajo es tu único foco en la vida. En este episodio de Futurama, Bender menciona que no tiene amigos y descubrir que durante toda su vida se ha dedicado a crear cabinas de suicidio, que en esencia existen para acabar con la vida, hace que no encuentre ningún sentido a la suya. Los amigos dan apoyo, te validan y te ayudan a pensar en opciones. Sin amigos y familia en los que confiar, es difícil superar los problemas laborales y los dilemas personales, especialmente aquellos que hacen cuestionar la existencia y el sentido de la vida. 

En nuestro mundo, podemos sugerir a las personas que cambien de trabajo o que se enfoquen en otros aspectos diferentes de su vida laboral. Pero esto es muy difícil para un robot que ha sido creado y programado con el propósito de doblar barras para las cabinas de suicidio. 

En la sociedad futurista de Futurama y sus personajes, como en muchas novelas sobre distopías, la gente y los robots son obligados a llevar a cabo profesiones que algún poderoso les ha asignado por el bien de la sociedad. En nuestra realidad, la mayoría de nosotros no creemos que sea fácil cambiar de trabajo. Si Bender no es capaz de cambiar de trabajo y elegir una profesión compatible con sus valores y sus propósitos en la vida, es difícil ver qué opciones tiene para escapar a la depresión. 

En este caso, la depresión indica que hay algo profundamente equivocado en la vida de la persona. Si tu identidad, valores y sentido del yo son saboteados de manera irreparable, entonces la visión de ti mismo se fractura y tu razón para vivir se debilita. De alguna manera, si no ejerces tu voluntad en la dirección de tu vida, tú no existes. Aunque sigues siendo un ser físico, o bien te conviertes en un ser tan irreflexivo que eres como la cáscara de una persona, o bien el conflicto entre tus responsabilidades y tus valores te destroza. 

Es precisamente por ello, que en Futurama, los personajes de Fry, Bender y Leela acaban escapando de las profesiones que la sociedad les ha impuesto y pasan a formar parte de la tripulación para el peligroso servicio de entrega intergaláctica del profesor. Cuando a Fry se le informa de que será el repartidor del espacio, grita ‘Qué guay seré repartidor’ Ahora celebra y defiende esta profesión por haberla elegido libremente. Tanto Bender como Fry arriesgan su libertad y su vida, en vez de participar en profesiones que ofenden a su identidad, sus valores y el sentido de sus vidas. Filosóficamente, hay buenas razones para pensar tanto que la muerte es malo como que puede haber algo peor que la muerte. Los casos de Bender y Fry ilustran que puede que sea mejor morir que ser obligado a abandonar tu libertad, convicciones y valores. 

¿Existe Futurama y sus personajes?

Los científicos pueden llegar a sugerir teorías muy bestias. Puede que una de las cosas más extrañas que han dicho algunos científicos es que nuestro universo es uno entre muchos otros universos (es decir, la conocida como teoría multiverso). Grandes filósofos, científicos teóricos y fans de la ciencia ficción han reflexionado sobre lo que todo esto implica para la existencia de Dios. En Futurama, uno de sus personajes también nos acerca a estas líneas del razonamiento. 

Primero de todo, ¿Qué es exactamente la teoría del multiverso? Por un lado, un universo singular es una colección de cosas conectadas causalmente entre ellas en el espacio-tiempo. La teoría del multiverso es la hipótesis de que existen muchos universos, cada uno de los cuales causalmente distinto a los otros. Si algo existe en uno de estos universos, entonces no puede causar nada en el otro universo y viceversa. 

La teoría del multiverso implica que o bien un número infinito de otros universos ya existen o bien que el número de universos continuará creciendo hasta el infinito como límite. Si ahora mismo existe un número infinito de universos, entonces cada circunstancia posible ha existido en algún universo u otro. 

En el episodio La paracaja de Farnsworth (cuarta temporada) se ilustra la implicación de la teoría del multiverso. Este episodio empieza con el profesor Farnsworth creando una caja que nadie debe abrir. Leela, después de proteger la caja de los intentos chapuceros de Fry y del robot Bender por robarla, lanza una moneda para decidir si debe entregarse a su propia tentación de abrirla. En la moneda sale cara, así que mira dentro de la caja para descubrir que en ella existe un universo paralelo. Al final, todos nuestros personajes de Planet Express (excepto Hermes) entran en la caja para unirse a sus homólogos en un universo muy parecido al nuestro. 

Esto se complica cuando el profesor Farnsworth del primer universo recuerda que ha dado instrucciones a Hermes de destruir la caja (tirándola al Sol) y el problema se intensifica cuando no consiguen encontrar la caja con el universo-A porque los Zoidbergs la esconden. Entonces para poder encontrar su universo, los dos profesores crean más cajas con universos paralelos. Y aquí es cuando empieza una persecución de los Zoibergs por infinitos universos. Lo importante es entender que en cada universo se da una posible manera de ser de las cosas. A medida que aumenta el número de universos, surgen más posibilidades: así, si existe un número infinito de universos, entonces toda posibilidad está obligada a darse en alguno de ellos. 

Lo curioso de este episodio es que mientras que los diversos universos en Futurama pretenden hacernos reír, si realmente hay un número infinito de otros universos, entonces tenemos buenas razones para pensar que los escenarios descritos anteriormente sí existen en algún universo. En la medida en que Futurama representa un universo posible coherente, entonces hay un mundo donde la ficción de Futurama y sus personajes puede ser realidad. Dado un número infinito de universos, toda posibilidad es llevada a cabo y esta es una consecuencia importante de las teorías de los multiversos.

A %d blogueros les gusta esto: