Saltar al contenido
SørenK

Kintsukuroi: cómo encontrar valor en la imperfección

28 enero, 2021
kintsukuroi

El kintsukuroi es el arte japonés de arreglar cerámica rota juntando varias de las partes a través de diversos procesos de reparación. En un mundo como el de hoy, la filosofía kintsukuroi está muy valorada por la oposición que supone a nuestros valores occidentales. En nuestra sociedad, observamos los objetos y, en cuanto ya no cumplen mínimamente su función o pierden el estilo de moda, nos deshacemos de ellos. Esta actitud, según mucha filosofía y psicología moderna, se ha trasladado de los objetos a los sujetos, llevando a cabo esa interpretación superflua de la vida a todos los aspectos vitales.

El kintsukuroi es un sinónimo de resiliencia. Este arte muestra las cicatrices del objeto, cuenta su historia, enseña su paso por el mundo. El objeto cobra valor por esa particularidad que obtiene, en lugar de perderlo y verse como un desecho. Esta filosofía, por lo tanto, puede enseñarnos mucho sobre la vida que vivimos. Si te interesa la filosofía oriental y crees que puede aportar algo en tu vida, ¡quédate con nosotros explorando el kintsukuroi!

1# El arte detrás del kintsukuroi

kintsukuroi

Según los historiadores, el kintsugi surgió accidentalmente, lo cual resulta lógico entendiendo el propósito del arte. Cuando el líder Ashikaga Yoshimasa, en el siglo XV, rompió su tazón de té favorito, lo envió a China para su reparación. Cuando este volvió, lo encontró lleno de desperfectos. Se notaba que era un objeto que se había roto, es decir, no había sido arreglado del todo. Pero entonces los artesanos locales vieron en esto una oportunidad más que un problema. Si uno rellena de laca de oro esas grietas, el objeto ganará valor en lugar de perderlo. Desde entonces, siempre se recuerda la historia de la reparación dorada para destacar cómo algo puede ganar resiliencia luego de verse absolutamente roto y desarmado.

Este proceso de rotura y posterior belleza convierte a este arte no solo en una manera japonesa de expresar emociones, sino también en una profunda filosofía sobre el carácter oriental. La muerte es otra fase, el quiebre otro cambio, pero nunca deja de haber utilidad, nunca deja de haber belleza. Como filosofía de vida, Kintsukuroi es similar a wabi-sabi, que la aceptación de lo imperfecto. Esas imperfecciones significan una historia a contar, no unos defectos a ocultar. Ese es el objetivo de este arte convertido en filosofía.

El kintsukuroi, por otro lado, no es visto solo como una filosofía de vida. Es también un arte que hace una importante declaración sobre la materia de la tierra y lo necesario de cuidarla. Cuidar el espacio que nos rodea, cuidar aquello artesanal, producto de la tierra, hecho con dedicación y atención, significa también cuidarnos a nosotros mismos. La usual armonía de la filosofía oriental se expresa mejor que nunca en la interpretación del kintsukuroi.

2# Enseñanzas morales

técnica japonesa

El kintsukuroi nos muestra la vida tal y como es realmente. Nadie espera que los demás sean perfectos, nadie va por la vida creyendo que alguien con un desperfecto, una cicatriz o una marca vital lo haga menos que a los demás. Todos podemos fallar y el kintsukuroi nos muestra que eso es una realidad inevitable. El arte debe expresar aquello que la vida es, pero reinterpretando sus cualidades para destacar puntos emocionales o dramáticos. Eso es lo que el kintsukuroi lleva a cabo. Una interpretación de la vida que nos dice que esta no es perfecta y que cuando hay quiebres, cuando hay roturas, hay historias a contar, hay aprendizaje y experiencia, no inutilidad y fealdad.

Por otro lado, el kintsukuroi muestra la virtud de la sabiduría, aspecto clásico de toda filosofía oriental. El hecho de remendarse después de sufrir los imperfectos muestra cómo uno puede levantarse de las cenizas en los peores momentos. Esta actitud muestra una forma vitalista y llena de sabiduría sobre saber salir de los momentos dolorosos con más fuerza, más conocimiento y más temple.

3# Cómo impacta el kintsukuroi a nuestra vida

kintsukuroi

A veces, cuando todo lo que valoramos y construimos a lo largo de los años se desarma y se rompe en pedazos, somos capaces de ver más oportunidades y posibilidades que nunca. Esto es una oda a la fuerza humana y también a la enseñanza del kintsukuroi. Romperse puede significar un nuevo objetivo, una nueva manera de ser, de mostrarse al mundo y de interpretarlo. Tener un entorno positivo hace que esto sea, obviamente, más fácil. Por eso es importante de rodearse de personas que nos ayuden en este proceso. Al igual que los artesanos que fueron inteligentes de aplicar la laca dorada, nosotros necesitamos aquellos compañeros que nos lleven a entender el valor de la vida.

Todo lo que hacemos puede servir como una lección de vida. De hecho, los errores pueden ser las experiencias más importantes y eficaces de todas. Ese es el impacto moral y emocional que el kintsukuroi puede tener en nuestra vida. Comprender ese proceso y comprender la estructura emocional que cargamos, con todos sus altos y bajos, puede ayudarnos a entender la vida como debe ser entendida. Un viaje pasajero que nos lleva a través de diversas experiencias de las que aprendemos. Luego habrá momentos de disfrute, momentos de llanto, momentos de tedio. Pero todas esas grietas y todas esas lacas doradas nos ayudan a cobrar un nuevo valor ante los ojos del mundo.

10 Frases de «El club de la lucha» (La filosofía de Tyler Durden)
Estamos a punto de romper una de las primeras reglas del club …
Séneca: 4 Grandes lecciones del filósofo del estoicismo
El filósofo estoico Séneca se caracteriza por que sus consejos para hacerle …
10 Frases existencialistas y su explicación: ¿Cuál es el sentido de la vida?
¿Qué nos pasa después de morir? ¿Cuál es el significado de la …
Así habló Zaratustra (resumen): 10 Ideas para entender la ‘muerte de Dios’ de Nietzsche
Así Habló Zaratustra nos cuenta a través de una fábula el sentido …

¡Suscríbete para recibir novedades!

A %d blogueros les gusta esto: