Saltar al contenido
SørenK

Kant: el poder de la razón para cambiar el mundo

15 enero, 2021
kant

Immanuel Kant es uno de los filósofos más influyentes de la historia. Nacido en Prusia en el siglo XVIII, la filosofía política, el derecho y la filosofía del arte, entre otras ramas, deben gran parte de sus conceptos e ideas a los análisis de Kant. Este filósofo habló sobre una enorme variedad de temas. Sus ideas más importantes fueron el desarrollo de una ética universal y la afirmación de la libertad individual. También se le valora su firme unión con la Ilustración de la época.

En este artículo, analizaremos las más impactantes frases de Kant, sus pensamientos más influyentes y sus mejores ideas. Si te interesa este complejo pero apasionante filósofo, ¡quédate con nosotros!

1# Imperativo categórico

sapere aude

Para Immanuel Kant el ser humano debía buscar el bien. Este bien, en el campo de la ética, dependía de lo que se llaman imperativos hipotéticos. Para conseguir un cierto objetivo, hay imperativos hipotéticos que son imperativos, es decir, obligatorios porque existe la obligación moral de cumplirlos. Estos imperativos, aunque obligatorios para el cumplimiento de esos objetivos, acaban siendo personales y, por lo tanto, no dependen estrictamente de la concepción ético-filosófica que se tenga.

En cambio, el imperativo categórico supone en Kant aquella moral universal. Ya no se trata de un concepto centrado en los objetivos propios, sino que se mira al objetivo universal del ser humano: el bien. La idea detrás del imperativo categórico se basa en la famosa frase:

“Obra sólo según aquella máxima por la cual puedas querer que al mismo tiempo se convierta en ley universal. Obra como si la máxima de tu acción pudiera convertirse por tu voluntad en una ley universal de la naturaleza.”

La realización de ciertas acciones moralmente dudosas podría llevar al colapso no solo de nuestra integridad, sino de la ética en su totalidad. Un niño que grita a sus padres para conseguir lo que quiere es negativo y, sin dudas, algo poco ético. No obstante, nadie consideraría este problema una preocupación universal. La preocupación de Kant no pasa por estos hechos concretos, sino por la posibilidad de que todos los niños comiencen a gritar a sus padres. Si esto se convierte en un problema general, el valor de la jerarquía familiar y la virtud de respetar a los mayores puede perderse. Ese sería, definitivamente, el mal mayor. De ahí que Kant sostenga que, al accionar, aunque sea individual y privadamente, debemos tener en cuenta el interés de la humanidad por preservar o promover ciertos valores.

2# Sapere Aude: La ilustración

kant

Kant era una figura popular, alguien que intentó expandir el conocimiento y la sabiduría de la filosofía todo lo que era posible en aquella época. Lejos de la imagen de pensador enigmático y oculto, Kant fue profesor y siempre expuso su intención de crear una sociedad más racional y filosófica. En su época, fue un gran defensor de lo que se conoce como la Ilustración. Este fue un movimiento racional, secular y promotor de la libertad individual. Entre sus principales ideas, buscaba revolucionar la moral y el funcionamiento de una sociedad que necesitaba un cambio. El concepto de Sapere Aude abanderaría tal pensamiento. Atreverse a saber es lo que la sociedad necesitaba para adoptar la razón y el conocimiento como métodos de comprensión de la realidad.

En su época, imaginó uniones de naciones a través de acuerdos y creyó que la libertad llegaría a través de procesos históricos en lugar de revoluciones violentas. También vaticinó que la razón se impondría como lugar desde el cual percibir el mundo. En la actualidad, la ciencia, las uniones de repúblicas y la libertad individual, aunque lejos de ser perfectas, son conceptos más cercanos y familiares que en la época de Kant.

Para Immanuel Kant, la idea de Sapere Aude derrotaría las cadenas del despotismo, la tiranía y la opresión. Kant creía que el ser humano debía de desarrollarse libre, con plena consciencia de su voluntad para llevar su deber hacia lo más alto. La libertad kantiana no es una libertad fuera de toda regla y estructura, no se trata de anarquía. Esta libertad se trata de tener la oportunidad de controlar aquello que somos para conducirlo hacia objetivos buenos y universales. Atreverse a saber no es más que el principal paso que un individuo debe dar para aumentar su conocimiento, ejercitar la razón y, por lo tanto, ganarse la libertad.

3# Kant y la libertad

kant

Immanuel Kant defendería en su obra que la libertad no es algo que debemos tomar por supuesto. Nadie nos asegura la libertad, aunque nosotros debemos buscarla sea como sea. La libertad en el ideario kantiano es constructiva, nunca un ideal a temer. Kant supo ver en este concepto la liberación de los deseos más instantáneos. La libertad, consciente y racional, nos permite comprender que somos animales con deseos internos que deben ser controlados para poder llevar una vida edificante.

Kant, quien defendería el imperativo categórico, esa moral universal que no entiende de subjetividades, se vería ante un dilema al aceptar este concepto de libertad. No obstante, Kant creería que la razón es un elemento universal, a pesar de la libertad individual. El sentido común, el bien mayor, se puede deducir y ejecutar sin la intervención de luchas individuales. El filósofo de Königsberg entiende que la razón acaba optando siempre, aunque sea a través de diferentes métodos, por perseguir el mismo bien universal que determina al imperativo categórico.

4# La idea del sublime

ilustración

En la época de Kant el tema de la subjetividad y cómo comprendernos a nosotros mismos era un tema candente y novedoso. Reflexiones sobre la identidad, la percepción personal, la individualidad frente al colectivo y demás eran temas extremadamente actuales. En medio de ello, Kant quiso reflexionar ya no solo sobre cómo y qué vemos cuando vemos el mundo, sino cómo esas acciones nos hacen sentir. Estos pensamientos serían, posteriormente, esenciales para el desarrollo de una filosofía del arte estructurada.

El sublime es un concepto que viene a explicar la sensación de reflejo subjetivo y emoción intensa que sentimos al observar algo que nos supera. En lo alto de una montaña, ante el gigante paisaje, comprendes el pequeño lugar que ocupas en el mundo, lo inane de tu subjetividad. Kant describiría este momento como la observación del sublime. Un pequeño momento de ansiedad existencial en el que nos reflejamos. Mientras observamos la grandeza del mundo, esto nos permite entrar en lo más íntimo de nuestra mente.

Este concepto marcaría multitud de pinturas, esculturas y movimientos artísticos. Estos buscarían plasmar en las obras de arte la dualidad del humano y la naturaleza, el proceso de introspección ante lo bello y lo magnífico. De ahí que Kant suela ser citado como uno de los pensadores más influyentes en lo que respecta a la reflexión sobre el arte y su filosofía.

10 Frases de «El club de la lucha» (La filosofía de Tyler Durden)
Estamos a punto de romper una de las primeras reglas del club …
Séneca: 4 Grandes lecciones del filósofo del estoicismo
El filósofo estoico Séneca se caracteriza por que sus consejos para hacerle …
10 Frases existencialistas y su explicación: ¿Cuál es el sentido de la vida?
¿Qué nos pasa después de morir? ¿Cuál es el significado de la …
Así habló Zaratustra (resumen): 10 Ideas para entender la ‘muerte de Dios’ de Nietzsche
Así Habló Zaratustra nos cuenta a través de una fábula el sentido …

¡Suscríbete para recibir novedades!

A %d blogueros les gusta esto: