[…] externo nos derrote. Para que eso no suceda, nosotros debemos adaptar nuestra razón y nuestra mente para percibir y juzgar el mundo de manera que este no pueda con nosotros. La lucha es posterior al […]

Responder