Saltar al contenido
SørenK

Crisis existencial: una vida mejor a través de la filosofía

29 noviembre, 2020
crisis existencial

Una crisis existencial en psicología y filosofía es un proceso que sufre un ser humano al cuestionarse su identidad, sus valores, sus acciones, su moral, el significado de la vida o su lugar en el mundo. La sociedad ha ido virando hacia el individualismo y ha aumentado la introspección que hacemos de nuestras mentes y nuestras acciones. Esto ha provocado que el concepto de crisis existencial, que quizá antes se reprimía o no se advertía, haya salido a la luz. Uno puede tener una crisis existencial a los 40, a los 50, pero también a los 20 o 30. No hay ser humano en el mundo que, aunque sea por un mínimo instante, no tenga una posible crisis existencial.

En este artículo estudiaremos este proceso desde un punto de vista filosófico. Obviamente, el existencialismo filosófico ocupa un lugar esencial en este desarrollo. No obstante, si lo que se busca son soluciones o maneras de comprender la vida que no nos lleven a estas crisis existenciales, los filósofos antiguos quizá son los que tienen las mejores respuestas. Por otro lado, veremos cuál es el futuro de esta situación y si hay algunas filosofías que nos den alguna idea del progreso en este aspecto. Allí encontraremos el controvertido neuroexistencialismo, que une la neurociencia con la filosofía sobre la existencia. Además una crisis existenial también puede derivar la denominada depresión existencial. Si este tema os atañe u os provoca interés, ¡este es vuestro lugar!

1# ¿Qué es una crisis existencial?

sociedad individualista

El significado de una crisis existencial apunta al cuestionamiento y reflexión sobre el lugar en el mundo de uno mismo. Cuando nos preguntamos qué sentido tiene la vida, cuándo reflexionamos sobre por qué hacemos lo que hacemos, para qué creemos en lo que creemos y entran en juego conceptos como la muerte, el tiempo, el significado, etc., lo más probable es que se trate de una crisis existencial. En muchas ocasiones los problemas existenciales aparecen cuando la vida no tiene sentido para nosotros. Obviamente no toda filosofía o reflexión es un síntoma de crisis existencial. Las dudas y análisis que hacemos de nuestra vida son usuales y no tienen porque comportar una crisis existencial. No obstante, cuando se suman varios de esos factores y esas ideas no nos abandonan, probablemente se trate de una.

Este proceso de instrosprección en psicología o en filosofía puede tener buenas y malas consecuencias. Las consecuencias positivas se derivan de reflexionar y analizar la vida de uno y proceder a cambiar las cosas que uno cree que están mal y reforzar aquellas que están bien. El problema es que no siempre es tan claro dilucidar estos dos elementos o encontrar la motivación suficiente para hacerlo. Estos problemas existenciales, asó como sus dificultades y trabas pueden conducir a serias patologías médicas, como una depresión existencial, los cuales deben tratarse con ayuda profesional.

El paso del tiempo, la introspección y la reflexión nos pueden llevar a preguntarnos por la muerte. ¿Qué pasa después de fallecer? ¿Hay algo o no hay nada y, por lo tanto, mi moral no sirve? También nos puede llevar a preguntarnos sobre nuestra identidad: ¿Soy quien creo que soy? ¿Conoce la gente mi verdadero ser? ¿Es este quien realmente soy o es una invención mía? Incluso en otras ocasiones la libertad es origen de muchas crisis existenciales: ¿Decido lo que decido por mi voluntad? ¿Qué hago si siento que la mayoría de veces no hago lo que realmente haría yo? ¿Por qué usar el tiempo de mi vida en hacer cosas que no quiero? ¿Hay un bien mayor o debería entregarme a mi voluntad?

2# ¿Cómo superar una crisis existencial?

existencialismo

El pavimento hacia la comprensión de todas esas preguntas lo dispuso el existencialismo filosófico. Este debate el sentido de la vida en general, pero también la visión individual que se tiene de la existencia y cómo puede afectar a nuestras acciones y nuestra identidad. Desde novelas hasta ensayos filosóficos complejos, la presencia de uno en el mundo, el significado de esta, las razones de ser, las motivaciones y el paso del tiempo han sido los principales núcleos de esta filosofía.

Uno de los elementos más característicos de una crisis existencial es la ansiedad. La ansiedad era definida por el existencialismo como la advertencia de uno se está reconociendo a sí mismo. Cuando uno siente que todo lo que hace, piensa y es puede llegar a ser irrelevante por lo incierto del futuro, el paso del tiempo, la falta de una divinidad y la presencia de la muerte, se produce la ansiedad. Es decir, cuando la vida no tiene sentido para uno mismo, los problemas existenciales y la denominada crisis existencial es cuando deja más estragos.

Los existencialistas también dieron por sentada una crisis de valores en la humanidad a partir del siglo XVIII y XIX. Esto es debido a que la religión estaba siendo cuestionada, el individuo comenzaba a analizarse más introspectivamente y la modernidad comenzaba a acechar con sus progresos tecnológicos e industriales. Esta crisis trajo consigo no solo estos análisis internos e individuales, sino también reflexiones generales sobre ideas como la libertad o la ética. Si cabe la posibilidad de que no haya un Dios que tiene un plan, si el destino se puede poner en duda, la libertad debe considerarse como total y absoluta. Ahí es donde Jean Paul Sartre comentaba que la libertad es la condena del humano. No nos queda otra que ser libres, ser responsables y conocernos a nosotros mismos para saber qué hacer y cómo actuar ante nuestra nuestra vida.

3# Crisis existencial: Solución filosófica

crisis existencial tratamiento

Cada crisis existencial es una experiencia única de cada individuo que también es único, por eso encontrar un tratamiento a la crisis existencial general es imposible. No obstante, hay grandes filósofos que han alumbrado un poco esta cuestión, incluso mucho antes de la aparición del existencialismo. Propuestas como las de Epicuro siguen siendo relevante. Centrarse en lo que es bueno a largo plazo, evitar las voluntades más inmediatas, creer en ese proyecto futuro y estar abierto al conocimiento y la sabiduría son algunos de sus grandes consejos.

La respuesta al debate sobre cómo superar una crisis existencial siempre suele ser encontrar la felicidad, pero este proceso puede no ser nada fácil. Sin embargo, en este artículo enlazado aquí, comentamos varias visiones filosóficas sobre la felicidad y cómo alcanzarla. Aristóteles sostenía que las amistades eran muy importantes, al igual que también lo eran la prudencia y la templanza. La filosofía oriental deposita gran parte de esa obtención de la felicidad en la búsqueda de significado, en el respeto a nuestro entorno y en la conexión con la naturaleza.

Todos esos son caminos muy válidos que han servido durante mucho tiempo para derrotar las crisis y dudas que pueden surgir de nuestro interior. Sin duda, la cerrazón ante el mundo, el aislamiento, la falta de fuerza de voluntad son situaciones nos puede conducir a esta ansiedad. Por lo tanto, lo importante es no culpar a la introspección, la filosofía y el análisis personal, sino usarlos en nuestro beneficio. Esos procesos nos pueden llevar a ser mejores personas, pero debemos hacer lo posible por conducirlos con acciones y decisiones que nos dirijan a ese buen camino.

4# El desafío del neuroexistencialismo

El neuroexistencialismo surge de la idea de la neurociencia de creer que la mente se encuentra únicamente en el cerebro. Esto asumiría que todas nuestras emociones y acciones están condicionadas por lo físico más que por algo fuera del alcance de la ciencia y el empirismo. Filósofos como Patricia Churchland, defensora a ultranza de la neurociencia como elemento primordial en la filosofía actual, creen que esa visión causa terror en muchas personas. Este terror proviene de la idea de que las emociones o nuestra libertad se ven en tela de juicio si su comportamiento es analizable por la ciencia.

No obstante, Churchland sostiene que esa investigación nada tiene que ver con encontrar sentido en la vida en las cosas que nos hacen felices. La ciencia no desmitifica el amor o las pasiones o hobbies por los que uno lucha cada día. La ciencia solo busca comprender por qué hacemos lo que hacemos con el propósito de, en principio, mejorar nuestra vida y ayudar a comprendernos mejor desde un punto de vista diferente. El hecho de que nuestra existencia se deba a elementos químicos que se pueden analizar científicamente no niega nuestra parte de libre albedrío, ni tampoco anula las características que hacen a cada ser humano único.

10 Frases de «El club de la lucha» (La filosofía de Tyler Durden)
Estamos a punto de romper una de las primeras reglas del club …
Séneca: 4 Grandes lecciones del filósofo del estoicismo
El filósofo estoico Séneca se caracteriza por que sus consejos para hacerle …
10 Frases existencialistas y su explicación: ¿Cuál es el sentido de la vida?
¿Qué nos pasa después de morir? ¿Cuál es el significado de la …
Así habló Zaratustra (resumen): 10 Ideas para entender la ‘muerte de Dios’ de Nietzsche
Así Habló Zaratustra nos cuenta a través de una fábula el sentido …

¡Suscríbete para recibir novedades!

A %d blogueros les gusta esto: